Os invitamos a reflexionar juntos, sobre la practica de Mindfulness para niños, y además vamos a explicarlo para que lo entendamos grandes y pequeños.

 

¿Qué es Mindfulness para niños?

El Mindfulness es la acción de prestar atención, de manera intencionada, a lo que ocurre aquí y ahora, dentro y fuera de mi, con una actitud amable, compasiva y curiosa, para poder elegir mi conducta o comportamiento.

Es decir, mindfulness es prestar atención a lo que estamos haciendo, en el momento en el que lo estamos haciendo. Es darnos cuenta de lo que estamos pensando, de lo que estamos sintiendo, de lo que estamos diciendo, en el mismo momento en que esto ocurre.

 

¿Por qué practicar Mindfulness con nuestros niños?

Así, cuando practico Mindfulness me doy cuenta de si estoy distraído o estoy escuchando lo que me dicen, me doy cuenta de mis pensamientos, me doy cuenta de si me voy a enfadar o de si ya estoy enfadado, triste, asustado o contento. Me doy cuenta de lo que ocurre dentro de mi (pensamientos, emociones, sensaciones) y de lo que ocurre fuera de mi (por ejemplo, lo que veo y lo que oigo).

Además, cuando me doy cuenta de lo que ocurre, no me juzgo por ello, ni me critico. Me miro con una actitud amable y de curiosidad. Simplemente acepto lo que está ocurriendo, tal y como es. Reconozco que como ser humano no soy perfecto. Y acepto que las cosas son como son, no como yo deseo que sean. Esto no quiere decir que me guste todo ¡no!, pero lo acepto, aunque no me guste. Me doy cuenta de que no es como deseo y sigo adelante.

 

¿Cómo practicar Mindfulness con los niños?

Cuando prestamos atención de este modo y como deseamos hacerlo. No nos dejamos llevar por nuestro pensamientos ni por nuestras emociones ni por nuestras sensaciones, sino que somos capaces de actuar conscientemente. Así comenzamos a responder en lugar de reaccionar de manera automática.

Una de las claves para practicar Mindfulness es la respiración. Es como el ancla que me hace volver una y otra vez al presente, al aquí y ahora. La respiración me lleva a un estado de calma y tranquilidad que me ayuda a pensar, sentir y actuar con claridad.

Por ejemplo, si yo pienso que un examen es muy difícil, observo ese pensamiento. Respiro, lo reconozco y me pongo con ello. No me dejo llevar por pensamientos inciertos como “esto es imposible” “demasiado para mi”. Tengo pensamientos, pero no soy mis pensamientos.

Si lo que ocurre es que me enfado y no me doy apenas cuenta de que estoy enfadada, seguramente comenzaré a gritar, tendré una rabieta, incluso insultaré y pegaré. Y luego es muy posible que me sienta incómoda porque he actuado de un modo que no me gusta. Si practico la atención plena, me daré cuenta de que en esa situación me enfado, pero seré capaz de actuar de un modo más adecuado y más amable para todos, incluida para mi. Tengo emociones, pero las emociones no me tienen a mi.

Si lo que siento es una sensación muy desagradable, como un enorme calor que me hace sentir cansado, me daré cuenta de ello. Pero no me atrapará y hará que además de sentir calor, sienta mal humor y tenga pensamientos negativos.

 

Recursos para practicarlo

En el apartado de inspiración de nuestra tienda, tienes numerosos libros que te ayudarán a conseguir este objetivo, que tanto sosiego va a proporcionarte. En relación con este post y con el Mindfulness como instrumento para niños, te recomendamos “Un Bosque Tranquilo”. Un libro para poner en practica el Mindfulness a partir de los 4 años de edad. Dónde podrás practicar con tu niñ@ la atención, la respiración … reconocer sus emociones y pensamientos. Con ejercicios para conseguir la atención plena y ejercicios para experimentarlo.

Los niños son expertos en vivir el momento presente. Pero también es cierto que como sociedad, nos hemos especializado en permanecer desconectados de nosotros mismos la mayor parte del tiempo (televisión, teléfono, tablet …) y lo peor de todo es que este es un legado que los niños están adquiriendo. No es de extrañar que sea habitual que nos encontremos con niños con falta de concentración, gran aliado del fracaso escolar, y fuente de malestar y sufrimiento para los niños y para sus padres. El Mindfulness puede ayudarles a que no pierdan su esencia y a disfrutar del camino del autoconocimiento. Sin duda algo muy gratificante y que si merece la pena transmitirles.

 

 

Fragmentos de “Un Bosque Tranquilo”

Fotografía de Julieta Recio (www.flickr.com/julietarecio)

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
corazon

Suscríbete

Y recibe información interesante de Enjoy Hygge

Perfecto!