El mindfulness nos ayuda a alcanzar una serena felicidad. A principios del siglo XXI el doctor Richard Davidson, de la Universidad de Wisconsin, EE.UU., estableció una correlación entre la actividad eléctrica en partes específicas del cerebro con los sentimientos de felicidad.

 

Girar a la izquierda para ser feliz

Descubrió que las emociones positivas van acompañadas de una mayor actividad en la corteza prefrontal izquierda, mientras que en las negativas la actividad se incrementa en la corteza prefontal derecha. La proporción entre las dos medidas fue descrita como el “índice de estado de ánimo”. Una investigación posterior llevada a cabo por el doctor Davidson, demostró que en las personas entrenadas en mindfulness las lecturas indicaban mayor actividad en el área izquierda. Por lo que podría afirmarse, en términos no científicos, que el mindfulness “maseajea” el cerebro y lo predispone a ser positivo.

 

Propósito y gratitud

Cuando se habla de felicidad suele mencionarse la necesidad de un propósito: la satisfacción que produce el hecho de saber que se está haciendo o al menos se está tratando de hacer algo que merece la pena. Pues bien, la práctica de midfulness te ayuda a reconocer tu verdadero propósito al contribuir a una mayor comprensión de ti mismo. Igualmente te ayuda a conseguir tus objetivos, al intensificar tu capacidad de concentración y de toma de decisiones, así como potenciar la autoconfianza.

Sentir gratitud por lo que tienes también conduce a la felicidad, y el mindfulness favorece este sentimiento al eliminar el atractivo de las prioridades ilusorias tales como la posición social y hacer que seas más consciente de los regalos de la amistad, la belleza y otras riquezas de la vida. Por otro lado, la aceptación de lo que no puede cambiarse es otro aspecto consciente que incrementa nuestra sensación de bienestar.

 

La felicidad bajo presión

De vez en cuando alguna desgracia o las consecuencias de nuestros errores ponen a prueba nuestra fortaleza. Pero hemos de saber que la atención plena favorece la resistencia, ya que al practicarla cultivamos una felicidad difícil de ensombrecer. Existe un núcleo de satisfacción bajo la superficie agitada de los desafios de la vida: el mindfulness te ayuda a descubrirlo.

 

Los términos siguientes, conforman una lista de maneras activas de atraer la felicidad a tu vida al implicarte con los demás con generosidad y consciencia.

 

mindfulness y felicidad

 

Antes se pensaba que la felicidad era un rasgo de la personalidad: podrías ser de temperamento alegre y radiante, o bien triste y sombrío. Sin embargo ahora sabemos que está más que demostrado que, lejos de ser una característica fija, la felicidad esta relacionada con una actitud ante la vida.

 

    “Haz bien y atraerás el bien a tu vida”

Gregg Braden

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
corazon

Suscríbete

Y recibe información interesante de Enjoy Hygge

Perfecto!