Recuerdo la primera vez que tuve contacto con el universo hygge. Era el año 1991 y yo realizaba un viaje de estudios a Aarhus, Dinamarca. Mucho antes de tener la oportunidad de realizar éste viaje, yo ya solía fantasear a menudo con el país. Dinamarca, lo poco que conocía de Dinamarca a través de algunos libros que me iba encontrando y de trabajos que había hecho en el colegio, me parecía un lugar de paisajes cristalinos, que me atraía enormemente. Me encantaba leer sobre Christiania, el barrio libre de Copenhague, y solía pensar cuanto me gustaría visitarlo e incluso vivir allí…así que en cuanto se puso a tiro un viaje al lugar con el que tanto fantaseaba, no perdí la oportunidad.

Me encontré un país más evolucionado que España por aquel entonces, con un culto por la educación que era de envidiar, valores que buscaban la equidad, la igualdad de género, justicia social…y un gusto generalizado por el disfrute de las cosas sencillas, de lo accesible, que me encantó. Recuerdo el olor a flores secas e incienso de la casa dónde convivía con la familia danesa que me acogió para el intercambio de estudios. Los enormes ventanales de la casa, desde dónde podías ver ese campo extenso, helado, que terminaba en el mar…Las preciosas mantas que tenían sobre el sofá, el delicioso desayuno con el que Anne, mi madre danesa, me despertaba todos los días: té calentito, bollos de chocolate que ella misma hacía, los diferentes tipos de pan,  las tazas, los platos, los utensilios, todo un ritual tan delicado, tan agradable…desde luego algo que caló en mi para siempre.

Y ese algo era hygge  o la tradición danesa de disfrutar de las cosas bellas y sencillas de la vida. Anna supo inculcármelo como un refugio, al que a partir de ese momento acudí siempre. Mi lugar en el mundo allá dónde estoy y que desde hace 6 años comparto con mi hija, que ya es toda una fan de la forma de vida hygge.

Hygge  no tiene traducción exacta, y la pronunciación no es nada fácil (hu-ga). Pero como ya habréis adivinado por mis palabras, se trata de un arte de vivir, que mezcla dulzura, seguridad, intimidad, autenticidad… La palabra que se acerca más a hygge podría ser el cocooning en inglés, algo así como ‘cobijarse en casa en busca de privacidad o como vía de escape’, pero carece del aspecto social. Es un sentimiento reconfortante que se siente o que se comparte con las personas cercanas.

Por tanto, a falta de poder explicar su esencia con las palabras precisas, se podría decir que son situaciones hyggelig (el adjetivo referente al hygge):

  • Escuchar esa nueva canción que te tiene fascinada, mientras cocinas
  • Asar castañas en la chimenea
  • Coger frutas en el jardín de un amigo y luego preparar mermelada con ella
  • Dar un paseo por el bosque y pararse en un claro para hacer un picnic
  • Ver películas en pijama con tu gato enroscado en la manta
  • Refugiarse en una cafetería mientras la lluvia cae en la calle
  • Tomar sopa casera con picatostes
  • Preparar una tarta de manzana para la merienda
  • Disfrutar del olor del té cuando lo abres por primera vez
  • Hacer un puzle en familia
  • Acostarse entre sábanas limpias después de haberse dado una ducha bien caliente
  • Leer una novela a la luz de las velas

¿Veis lo que quiero decir? Al final, nada nuevo, diréis, los pequeños placeres que disfrutan los humanos desde la noche de los tiempos….si, pero disfrutados de forma consciente, como un acto de cuidado de uno mismo y de su entorno.

Así que gracias Anne por esa ventanita que abriste en mi corazón, porque me sirve de refugio, porque es mi forma de vida desde hace años, porque me sigue gustando tanto o más que el primer día que me la mostraste y porque es el punto de partida de éste EnjoyHygge® que comienzo con tanta ilusión.

Fotografía de Felix Salamanca de Diego. Dinamarca

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
corazon

Suscríbete

Y recibe información interesante de Enjoy Hygge

Perfecto!