Té blanco

Tal vez se debe a un emperador de China, quien lo promovió como medio para alcanzar la inmortalidad. Seguramente se debe a su sabor y a su costosa elaboración, el que el té blanco pertenezca a los más finos que puedan degustarse en una taza. El nombre de este tipo de té se de debe al vello plateado que producen los retoños de la planta. Solo los retoños cerrados son aptos para su elaboración. Son seleccionados a mano y luego extendidos sobre grandes filtros. Por medio de una ventilación controlada, se marchitan las hojas. Finalmente se secan a baja temperatura, evitando romperse, para no afectar su color y aroma. El inconfundible aroma suave del té blanco depende de la calidad de la cosecha y cuidado en su elaboración.

Los efectos del té blanco no solo son un lujo para el paladar, sino que también proporcionan un enorme bienestar. Contiene los mismo ingredientes curativos para el sistema inmunológico que el té verde, pero en mayores concentraciones que llegan a ser hasta cuatro veces superior en polifenoles, un potente neutralizados de radicales libres. Motivo por el que es conocido como el antioxidante mas potente de la naturaleza, 100% mas eficaz en la lucha contra el envejecimiento y diversas enfermedades.

Para la preparación de un buen té blanco, ten en cuenta las mismas pautas que se utilizan para preparar un té verde. Pero ante todo, procura que la temperatura del agua nunca supere los 80ºC.

Mostrando todos los resultados (6)

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la navegación. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
corazon

Suscríbete

Y recibe información interesante de Enjoy Hygge

Perfecto!